Los masoquistas jóvenes universitarios de Francia y sus protestas

Los últimos días ha sido noticia las protestas callejeras de estudiantes universitarios en Francia, que se oponen a una ley recientemente aprobada en el Parlamento, ley que permite a las empresas despedir sin tener que pagar la excesiva indemnización por despido que provee la legislación laboral francesa, siempre que el trabajador tenga menos de dos años de estar laborando allí, y que cuando se le haya contratado el trabajador fuese menor de 26 años.La lógica detrás de dicha ley es intentar estimular la contratación de personas jóvenes, pues en Francia el desempleo de los jóvenes entre 18 y 25 años es marcadamente mayor que el de cualquier otro segmento de edad.

La legislación laboral francesa es una de las más “protectoras” que hay en Europa. Y estipula entre otras tantas “bellezas”, altas indemnizaciones para el trabajador cuando la empresa lo despide por la causa que sea. Como cualquier persona con conocimientos elementales del comportamiento humano, cuando el precio de un bien o servicio es alto, la demanda se reduce.

En el caso de las indemnizaciones “generosas” por despido para los trabajadores, dichas indemnizaciones son un costo artificialmente creado por legislación, del despido. La intención manifiesta de estas normas es dificultar el despido de un trabajador, es decir, tratar de garantizarle de alguna manera a éste, que no perderá su trabajo nunca, sin importar si hace su trabajo o es un haragán.

Pero como el comportamiento humano es como es y no se le puede cambiar por decreto, las barreras al despido se convierten automáticamente en barreras para la contratación en primer lugar. Pongámoslo de esta manera: si yo lo invito a usted a una fiesta y le digo que habrá comida y bebidas, música, y demás amenidades, y usted no tiene que pagar absolutamente nada para entrar, pero le advierto de antemano que una vez esté dentro de la fiesta, no podrá salir sin pagar la suma de mil dólares, ¿qué decide usted hacer? ¿Se decide a entrar a la fiesta de “entrada gratuita”?

Como la respuesta es tan obvia, es claro que toda barrera para el despido es una barrera para la contratación. Resultado: más desempleo.

Pues bien, retomando el hilo central de esta entrada (la situación de los estudiantes universitarios franceses y sus protestas contra esta reciente ley de flexibilización del despido para trabajadores menores de 26 años, dentro de los dos primeros años de laborar en la empresa), las mismas personas que se beneficiarían más directamente de esta nueva ley son precisamente las que están en la calle protestando (y vandalizando las mismas universidades, destruyendo libros y otros documentos preciosos en las bibliotecas, muestra de lo “inteligentes” que son estos estudiantes socialistas).

Pues se lo merecen.

Explore posts in the same categories: Economía, Europa, Galería de la estupidez, Socialismo

3 Comments on “Los masoquistas jóvenes universitarios de Francia y sus protestas”


  1. Como muy bien dices,toda barrera al
    despido es una barrera para la contratación.Esto es obvio para quien razone desde un punto de vista económico o al menos sepa lo que pasa en los diferentes países
    según sus políticas al respecto.Sin
    embargo la idea es antiintuitiva para mucha gente.Por otro lado,como
    las personas ocupadas son muchas más que las desocupadas,incluso entre los jóvenes,siempre presionarán para impedir los cambios.Los universitarios quizás
    piensen que tendrán más oportunidades que otros.O quizás no
    piensan nada y se limitan a repetir
    consignas.Al final,los desempleados
    no le importan a nadie.Y eso que los europeos son muy solidarios.
    Yo creo que la cuesta abajo de Francia no la para nadie,al menos en un futuro previsible.

  2. wg Says:

    Aquí hay una carta de unos libertarianos de EU apoyando las protestas de los jóvenes franceses. Ver:

    http://www.bradspangler.com/blog/archives/370

    (traducida en

    http://algarcia.blogspot.com/ )

    La idea es, según entiendo, que Francia es demasiado estatista, o demasiado socialista, como para que una sola y tímida medida pro-free market pueda acabar con todo eso. Es algo así como una medida de emergencia para salvar al estatismo francés.


  3. Muy interesante. Concuerdo con el análisis de fondo expresado en la carta. El problema siempre con estas medidas “neoliberales” es que de liberales sólo tienen el nombre. Sólo hay que ver los ejemplos de privatizaciones en América Latina, las “flexibilizaciones” de la legislación laboral, y otros ejemplos. Al final uno se da cuenta que son no mucho más que intentos por darle aliento al estatismo.

    Además, cuando la fea es tan fea que asusta, no se le convierte en una belleza con tan sólo un poquito de maquillaje. El poquito de maquillaje puede terminar haciéndola hasta más fea.

    Lo que tiene que hacer el Estado no es “diseñar” el mercado con su “fine-tuning” del mercado. El mercado funciona sin la intervención del Estado. Lo único que funcionará de verdad, es que el Estado se salga del camino definitivamente y deje de intervenir. Mientras siga dictándole al mercado cómo las personas deben contratar entre sí, las cosas seguirán mal.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: