Occidente contra Occidente

Traigo algunas notas que tomé de la lectura del último libro de André Glucksmann, Occidente contra Occidente (Santillana, Madrid 2004). Aquí van:

Mirando hacia el abismo

[pp.30-31] “Una civilización no se define por la unidad de los gustos, de los colores y de las modas. El imperialismo de McDonald’s coexiste civilizadamente con el imperialismo aún más invasor de la pizza. Una civilización es un antidestino. […] Por muchas ilusiones que se haga de lo contrario, la civilización se une ante todo lo que esté en contra. Contra lo que la destruye. Es el sentimiento común de la adversidad lo que le permite, con posterioridad, secundariamente, comulgar con valores cuyo positivismo sigue estando a equívocos, variaciones y, por tanto, a cambios, incluso a mejoras. La civilización del Siglo XXI se vuelve Uno, no porque confiese una misma idea del Paraíso -Dios sabe que en absoluto-, sino porque está dominada, de grado o por fuerza, por una visión del infierno que en el Siglo XX le han inoculado Armenia, Auschwitz, el Gulag, Camboya o Ruanda.”

De los pacifistas

[p.26] “Los campos que dividieron a Europa con ocasión de la crisis iraquí no son en absoluto los de la paz y los de la guerra; esos campos reagruparon más exactamente a los rezagados del 10 de septiembre y a los despiertos del 11. Los primeros, con Francia y Alemania a la cabeza, imaginan un mundo regido por una multipolaridad de potencias soberanas garantizándose mutuamente, en contra del Número Uno, el derecho de hacer de todo en el medio correspondiente a su dominio. Cada uno es amo en su casa, a cada carnicero su rebaño, a Sadam su pueblo. En cambio, los segundos, con Inglaterra a la cabeza, apelan a la conciencia de solidaridad ante los peligros; una tiranía situada en las antípodas ha podido destruir el corazón de Nueva York, la capacidad de hacer daño trabaja sin fronteras.”

[p.39] “No es cómodo gritar durante demasiado tiempo, con toda inocencia, ¡viva la paz!, cuando se trata de la paz de las fosas comunes.”

Sobre el Consejo de Seguridad de la ONU

[pp.61-62] “Los devotos del Consejo de Seguridad y de la legitimidad internacional se preocupan poco por las llamadas a la realidad; defienden a quienes están a favor sin tener en cuenta a quienes están en contra. Creen. A la ONU, que elevan a tribunal supremo, no la pintan tal cual es, sino tal y como ellos quisieran que fuese. ¿Se les objeta las debilidades de una fuerza de paz cuyos cascos azules dejaron, y más de una vez, a la población civil a merced del cuchillo de los degolladores? Nuestros devotos no ven más que la necesidad de reforzar una institución (de la tercera edad) aún balbuciente. ¿Se inquieta alguien por las incoherencias, contraverdades y perfidias que conducen a confiar la defensa de los Derechos Humanos a una comisión en la que imponen la ley los predadores que los patean en su casa? Nuestros fieles de la Santa Carta asienten, sonríen con aire astuto y suspiran que nadie es perfecto en este mundo, que hay que esperar que Libia se enmiende; con créditos dobles, ahogados bajo los halagos, esos extraños pájaros que entran como terroristas en la casa de cristal se metamorfosean rápidamente como palomas blancas. La ONU es Dulcinea del Toboso. Mientras que el incrédulo no distingue más que a una vaquera, don Quijote se empeña en ver lo que cree sin creer lo que ve, la dama de sus pensamientos se adorna de todas las cualidades y él atraviesa los campos para defenderla. A su paso, el manifestante por la paz recorre la calle o milita en rápidas cruzadas a favor de la única instancia terrestre que lleva a cabo la transmutación de los tanques en carretas y de los Kalashnikov en biberones.”

Del argumento de la soberanía

[p.83] “El derecho de los pueblos a la independencia se ha convertido con demasiada frecuencia en el derecho de los asesinos a matar con toda libertad.”

[p.87] “El derecho de injerencia procede de la ley no escrita de Antígona. El deber de detener a un perpetrador de masacres está autorizado por la masacre misma, no por una firma en blanco conferida por señores que desvían la mirada. El que libera no tiene por qué rendir cuentas más que a los liberados y a los demás liberadores. El terrorismo, la tortura y la esclavitud ligitiman y bastan para legitimar la acción emprendida contra esas plagas.”

[p.102] “El soberano, dueño y señor como Dios, dicta las leyes que decretan lo que es un crimen y lo que no lo es. Consecuencia: el asesino puede ser ahorcado si, y sólo si, un soberano lo califica como tal. Conclusión: tan sólo el soberano diferencia las acciones legítimas de las ilegítimas; tan sólo un soberano universal está capacitado para perseguir un crimen universal. Hay que ser, o creerse, Amo del Mundo, para definir a un pirata, a un SS, a un Bin Laden o a un Estado gamberro como enemigo de la humanidad. Para no ser arrogante y respetar la regla de la soberanía, hubiera sido necesario pedirles a Hitler y a Sadam que se condenaran a sí mismos.”

El Mal, antes constructivista, ahora trabaja con el nihilismo.

[pp.95-96] “Las empresas totalitarias de antaño combinaban su rabia destructiva con promesas consensuales y edificantes; a partir de ahora la carnicería avanza sin máscara y extrae argumentos de su radicalidad misma. Yo soy el más fuerte, clamaba en otro tiempo el tirano, adjudicándose una raza superior, una clase universal, portadoras de porvenir. Yo soy el más destructor, afirman sus sucesores. Ya no pretenden construir el Reich milenario o el Mejor de los Mundos Posibles; se complacen en la demolición y se reafirman en las ruinas. Nietzsche distinguía, aún de manera bastante ingenua, entre el nihilismo homicida del fuerte, que se lo permite todo, y el nihilismo suicida del débil, que no prohíbe nada.”

Por último, como cita de reflexión.

[p.32] “Al no nombrar el mal, se evita combatirlo.”

Explore posts in the same categories: Guerra de Civilizaciones

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: