¿Vox Populi Vox Dei?

La idea de que el poder popular acaba o tiende a acabar con las tiranías, subyace el pensar político moderno. ¿Es esto así?

1. El problema es la injerencia del Estado en la vida privada de las personas. Más gobierno = menos libertad de las personas. La cosa con la democracia es que es el sistema bajo el cual el gobierno tiende cada vez más a su crecimiento, en detrimento de la vida privada de las personas.

Como lo ha indicado Hans-Hermann Hoppe en su Democracy: The God that Failed, jamás en una sociedad monárquica se llegó a tener la carga fiscal que tienen hoy días las democracias; jamás hubo guerra total, ésta es un fenómeno de los tiempos modernos, democráticos; la injerencia en general del Estado en los asuntos de las personas jamás en monarquía se extendió a tantos detalles de la vida humana, como en democracia.

2. En las monarquías el poder era un monopolio de la nobleza, a la cual uno desde que nacía o pertenece o no pertenece. Por tal razón, la enorme mayoría de la población, que no pertenece a la nobleza y que por tanto sabe que jamás llegará al poder, las personas tienden a buscar la limitación del poder.

Con la democracia, en cambio, surge la absurda idea de que el poder no es malo, sino que lo malo es que esté en manos de unos pocos y la forma como esos pocos llegan al poder. Surge la idea de que todo estará bien con el poder cuando todos podamos elegir a los gobernantes, y esto viene excusado con la idea de que cuando los gobernantes son elegidos por mayoría, el poder pertenece al pueblo y los gobernantes responden al pueblo. Obviamente, esto es una gran mentira como lo ha demostrado la historia.

3. La sociedad que hoy día es conocida como aquella donde surgió la democracia moderna, irónicamente fue concebida para funcionar como cualquier cosa menos como democracia. Los Estados Unidos de América fueron concebidos como una República, y los padres fundadores entendían que entre una República y una democracia había una diferencia enorme. Ellos no querían una democracia, sencillamente porque sabían que las democracias más temprano que tarde se convierten en tiranías que aplastan al individuo.

Benjamín Franklin, uno de esos padres fundadores, lo plasmó en una lapidaria frase: “Democracy is two wolves and a lamb voting to decide what’s for dinner.”

Lo que B. Franklin reflejaba con esto, es que las democracias rápidamente degeneran en una serie de patologías sociales, una de las cuales es la redistribución de la riqueza, lo que no es otra cosa que el robo institucionalizado. Para los padres fundadores, la función del gobierno era estrictamente limitada a proteger la vida y propiedad de los ciudadanos. Cualesquiera atribuciones que se le concedían al gobierno, eran solamente aquellas imprescindibles para que pueda llevar a cabo esas funciones. Cualquier atribución que no sea necesaria para cumplir esas funciones, es un abuso de poder.

Vemos entonces que el país donde la libertad prosperó a niveles nunca antes conocidos por el Hombre, fue uno donde se concibió al Estado como un ente con poderes muy limitados.

4. La forma como se elige a los gobernantes no es garantía de nada bueno. Hitler llegó al poder en Alemania por la vía democrática. Y nadie puede alegar que la gente votó por él sin saber lo que se proponía, porque publicó sus ideas una década antes de ser elegido Canciller.

Vemos entonces que la forma como se elige y designa a los gobernantes no es lo que importa. La idea de que se llega a la libertad a través del poder, es la que inspira la democracia. Esa idea nos dice que siempre que el “pueblo” tenga el poder, nada malo ocurrirá. Es la idea de la Voluntad General de Rousseau. Es el Vox Populi Vox Dei (la voz del pueblo es la voz de Dios). Pregunto: ¿fue la voluntad de Dios que se llevara a cabo el asesinato frío y calculado de varios millones de judíos? No lo creo, pero eso es precisamente lo que hay que concluir si uno acepta esa premisa de que los pueblos nunca se equivocan.

En Inglaterra tenían una monarquía, y sin embargo fue la sociedad responsable de conducir el mundo a la modernidad. El Habeas Corpus, la inviolabilidad del domicilio, la idea de que para establecer impuestos tenía el Rey que hacerlo con la autorización de los súbditos, surgieron no en una democracia, sino en una monarquía. Y todas esas grandiosas instituciones se dieron con la idea de limitar el poder del rey, no de ampliarlo ni de hacerlo “responder al pueblo.”

A la libertad se llega a través del gobierno limitado, no a través de la democracia. La tiranía no lo es menos por el mero hecho de que el tirano haya sido elegido, como el caso de Chávez.

Chávez es un tirano no menos malo por haber sido elegido. Salvador Allende era un tirano también.

5. El endiosamiento de la democracia es lo que hace que mucha gente defienda a Chávez solamente porque fue elegido democráticamente. No importa que sea un tirano, que viole vulgarmente las libertades y derechos de los ciudadanos. No se puede hacer nada porque es un “gobierno democrático.” Los gobiernos de AL condenaron todos el golpe de Estado a Chávez en 2002 porque había que defender la institucionalidad democrática.

Ese endiosamiento de la democracia es una inversión de valores que nos va a llevar de vuelta al barbarismo. Lo importante es la libertad, a la cual se llega a través del gobierno limitado, no de cómo elegimos a los gobernantes. No es válida una intromisión del Estado en mi propiedad privada, aún con la excusa de que ese Estado está gobernado por un presidente y un parlamento democráticamente elegidos.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

2 Comments on “¿Vox Populi Vox Dei?”

  1. sanjuanista Says:

    El “pueblo” es uno de los grandes fetiches de la democracia, que a decir verdad, tiene su origen más en la Revolución Francesa que en la Americana. Curioso, ahí, la libertad se impuso a gillotinazos, cortando, entre otras cabezas, la de la familia real.


  2. Excelente post,Jaime Raúl.Cada vez va a ser más importante distinguir entre libertad(un fín) y democracia(un medio).E incluso en la democracia,entre las elecciones y el resto de los componentes de un sistema democrático.Constantemente se confunde libertad con democracia,y democracia con elecciones.Igualmente,hay que identificar los peligros para la libertad y para la democracia.Lamentablemente se le ha dado una importancia excesiva a la democracia,y debió haberse dado a la libertad.Cuando una sociedad es razonablemente libre,no hay que acelerar el paso hacia la democracia.Todo llegará a su debido tiempo.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: