Lecciones del Mundial II

Más lecciones que nos enseña el fútbol.

Estado de Derecho

Desde que se popularizó en todo el mundo este deporte, las reglas han sido básicamente las mismas. La esencia es que el balón debe moverse, tocarse, pasarse, con cualquier parte del cuerpo excepto con las manos y brazos.

La importancia de que las reglas siguen siendo las mismas es enorme. No vemos que la FIFA ande cambiando las reglas del juego ex post facto, para alterar el resultado de un partido determinado. Tampoco las cambia a diario para favorecer de alguna manera a nadie en particular.

Es una buena aplicación del principio del Estado de Derecho. Lo que gobierna son leyes, no hombres. El juego tiene unas reglas muy claras y sencillas. Cualquier equipo puede entrenar y planificar su estrategia sabiendo que las reglas mañana seguirán siendo las mismas. Ningún equipo tiene que preocuparse por la posibilidad de que la semana próxima sea permitido tocar el balón con la mano.

Ahora, imagínese usted un sistema de Derecho en el que las reglas son tan permanentes como las del fútbol. Un sistema en que no hay legisladores populistas queriendo cambiar los regímenes jurídicos de relaciones entre particulares, simplemente para ganar votos. En tal sistema, las personas, igual que en el fútbol, pueden planificar a largo plazo con la seguridad de que las reglas, las normas que regulan los derechos y obligaciones en sus relaciones con otras personas, continuarán siendo las mismas mañana, el año próximo y la década siguiente. En un sistema así, las personas son más libres, más creativas, más productivas.

Ese sistema se llama Common Law y está inspirado en el Iusnaturalismo. Está basado en la idea de que el Derecho se descubre, no se inventa, y mucho menos se ajusta a voluntad cada vez que uno quiere lograr resultados concretos. En la idea de que las reglas son iguales para todos, aquí y en cualquier parte, hoy y mañana. Y es así, puesto que se considera que hay una naturaleza humana que determina lo que es justo y lo que es injusto con independencia de épocas.

El asesinato, el robo, la violación, el fraude, son crímenes en cualquier época y en cualquier parte, venga de donde venga. Y para que en una sociedad haya convivencia pacífica, debe imperar la justicia. Tan pronto como las reglas comienzan a ser alteradas para favorecer a ciertas personas, clases o grupos determinados, para hacer ingeniería social o por simple corrupción, el respeto por la ley se comienza a perder, y esto sólo puede llevar al caos social.

Ayer vimos un ejemplo clásico de esto en Octavos de Final, en el partido Portugal-Holanda. A los 7 minutos de iniciado el partido, el holandés Boulahrouz hizo una entrada peligrosa con la pierna en alto y los tacos hacia el jugador portugués Cristiano Ronaldo. La jugada era claramente digna de una tarjeta roja directa. Sin embargo, el árbitro sólo sancionó al holandés con una tarjeta amarilla. Algunos analistas deportivos comentan que el árbitro no quiso expulsar a Boulahrouz porque era muy temprano en el juego, y era mejor no “dañar” el partido tan importante con una expulsión tan temprano.

Es exactamente lo que ocurre cuando a un criminal que ha asesinado o robado lo perdonan porque “pobrecito, viene de una familia pobre y es hijo de divorcio.” El resultado es que el respeto por la ley, la justicia, los derechos ajenos, se va perdiendo.

Pues bien, volviendo al partido Portugal-Holanda, eso mismo fue lo que pasó. El partido se convirtió rápidamente en uno más basado en las patadas a las piernas de los contrarios, que a la pelota. En varias ocasiones hubo empujones y conatos de peleas entre jugadores de ambos equipos. El partido terminó con un total inusualmente alto de 16 tarjetas amarillas y 4 rojas entre ambos equipos.

Cuando usted ve que en una sociedad la gente comienza a tomarse la justicia por mano propia, y a resolver los conflictos con el recurso a la violencia, es porque la autoridad encargada de fungir como árbitro no está cumpliendo razonablemente bien su función.

Hasta ahora, el arbitraje en el Mundial ha sido, a mi juicio, muy positivo, precisamente porque la FIFA ha insistido en sus lineamientos para el arbitraje, en que hay que aplicar el reglamento en forma enérgica y sin contemplaciones. Este partido de Portugal-Holanda fue uno en que el árbitro no aplicó estos lineamientos, fue demasiado permisivo con el juego antideportivo, y rápidamente la cancha se convirtió en tierra de nadie. Luego, cuando quiso ser más enérgico, ya el daño estaba hecho. Una vez que la gente ha perdido el respeto por la ley y la autoridad, es muy difícil recuperarlo y retornar la situación a una en la que la gente sienta confianza en que la ley será aplicada en forma ejemplar.

Conclusión

El Estado de Derecho implica varias cosas, entre ellas: 1) normas claras e invariables en tiempo y lugar, y 2) una autoridad que aplique las normas de forma efectiva, imparcial y sin excepciones.

El respeto que tiene la FIFA y la Copa del Mundo, indiscutiblemente el evento deportivo más popular y respetado en todo el mundo, se debe a que aquélla no anda cambiando las reglas del fútbol a cada momento, y se esfuerza en que la aplicación de las normas, así como de las sanciones cuando hay infracciones, sea estricta y efectiva. Por eso es que sucesos como los del partido Portugal-Holanda son una excepción en la Copa del Mundo.

Lamentablemente, el desorden se convierte en la regla en los sistemas democráticos, en que no se tiene la idea de que el Derecho es invariable, ni que deba ser claro. No hay persona alguna, ni siquiera el más conocedor de los abogados, que pueda conocer las leyes, decretos y demás normas jurídicas que regulan hasta el más ínfimo detalle de las vidas de las personas, en la democracia moderna, porque la idea que subyace al Estado moderno es que el Derecho es algo que se crea. La idea es que el legislador puede moldear a la sociedad a su gusto (ingeniería social), y por eso existen toda una serie de normas detalladas sobre cada aspecto de la vida de las personas, y además nos cambian esas normas a cada rato.

Ya sabe usted, no importa cuántas veces fallen los ingenieros sociales en sus experimentos, siempre nos anuncian que la próxima vez sí darán en el clavo.

Vea la Primera Parte de esta serie.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

2 Comments on “Lecciones del Mundial II”


  1. Que se lo digan a Evo Morales,que ya tiene un Plan de Desarrollo Nacional,que incluye las políticas que se usaron en AL con tanto éxito entre los años 40 y 80.


  2. GENIAL…

    todo lo que puedo decir…


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: