¿Qué entienden estos progres por “proporcionalidad”?

Ahora que Jack Straw, Ministro del Interior británico, se ha unido al coro de bienpensantes que acusan a Israel de estar respondiendo de forma desproporcionada frente a los ataques de Hezbollah a su población civil, me pregunto qué rayos será lo que entiende esta gente por “proporcionalidad”.

La doctrina de la proporcionalidad hace referencia a los medios usados para repeler una agresión o para evitar una amenaza de agresión inminente. Para decirlo en términos toscos: si tengo un problema de cucarachas en casa, no voy a dinamitar la casa para acabar con las cucarachas.

Debe quedar claro, eso sí, que la proporcionalidad no se refiere a equilibrio entre la amenaza y la respuesta. Es decir, si va usted por la calle y un tipo de dos metros de alto le saca un puñal e intenta cortarle el cuello pero falla en el primer intento, la respuesta apropiada de usted no es intentar-y-fallar lo mismo. La respuesta apropiada es repeler el ataque de la manera más rápida posible, con el menor daño para usted. Claramente el equilibrio no es el objetivo, sino ganar el enfrentamiento cuanto antes.

Pues bien: los bienpensantes como Jack Straw parecen creer que usted sólo está justificado en intentar-y-fallar, tal cual lo hizo el agresor. Sólo si el agresor llegó a infligirle a usted una herida, digamos una cortadura superficial en el antebrazo, entonces estará usted justificado en provocarle a él una herida similar, pero no más de eso. Usted no estará justificado en dar finalización a la agresión del maleante disparándole en el pecho, o dándole un puñetazo a la nariz que le parta el tabique y lo tire al suelo. No, nada de eso. Cualquiera de esas reacciones sería calificada por Zapatero o Straw como “desproporcionadas”.

Pero sucede que usted tiene derecho a su integridad física. Usted no tiene por qué enfrascarse en un escalamiento que eventualmente lo llevará a quedar muy herido y probablemente a la muerte. Usted está plenamente justificado en detener la agresión inmediatamente, y si ello requiere que usted desenfunde su pistola y propine varios disparos al pecho del agresor hasta que éste caiga y detenga por tanto el ataque hacia su persona, pues así tiene todo el derecho a hacerlo. Evidentemente el agresor resultará seriamente herido y posiblemente hasta muerto, en tanto que usted resultará prácticamente ileso. ¿Es eso injusto y desproporcionado? En lo absoluto. El agresor ha resultado más dañado que usted, pero es que usted no pretendía dañarlo a él en primer lugar. Ha sido él quien se provocó su propio daño cuando inició una agresión injustificada contra usted.

Estos ejemplos demuestran el absurdo de pretender que la proporcionalidad exija equilibrio entre la agresión y la reacción de quien se defiende de ella. En el caso de los ataques de Hezbollah dirigidos a la población civil de Israel, ¿cómo se supone que actúe el gobierno israelí? ¿Se supone acaso que Israel deba responder con similares ataques con cohetes al sur de Líbano y así continuar el escalamiento indefinidamente? Sólo en las mentes más peligrosamente ingenuas, o conscientemente parcializadas, cabe semejante idea.

Recapitulemos:

1. Hezbollah no es un ejército formal con instalaciones militares diferenciadas y separadas de la población civil, como manda el derecho internacional de la guerra. Sus militantes no usan uniforme, sus vehículos no llevan distintivos militares, esconden su armamento en casas de la población civil, y usan a ésta como escudo humano para hacer sus ataques.

2. El gobierno israelí tiene el derecho y el deber de proteger a sus ciudadanos frente a amenazas externas como las de los terroristas de Hezbollah.

3. La única forma de protegerse de un agresor es llevando a cabo lo que sea necesario para despojar a ese agresor de la capacidad para continuar su agresión. En el caso de Hezbollah, ello se traduce en destruir su armamento; capturar o matar a sus militantes, especialmente su jerarquía; destruir y dislocar la capacidad de comunicación y operación de Hezbollah.

Todo esto a su vez implica necesariamente el bombardeo de instalaciones e infraestructura, como aeropuertos usados por Hezbollah para sus desembarques de armamento y municiones, y otros.

Ahora, siendo el caso de lo mencionado arriba, que Hezbollah no tiene diferenciados apropiadamente sus equipos, vehículos, infraestructura ni sus miembros usan uniforme, y en atención al hecho que usan para sus operaciones infraestructura que también es de uso civil en Líbano, ¿cómo rayos podría hacer la fuerza de defensa israelí para dislocar la capacidad ofensiva de Hezbollah, sin atacar objetivos civiles y sin bombardeos en áreas con alta densidad de población civil, y por tanto sin que resulten muertos y heridos un número considerable de civiles?

Que alguien me responda cómo.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

One Comment on “¿Qué entienden estos progres por “proporcionalidad”?”

  1. cristina Says:

    Que está tan mal entre ellos desde siempre? Que es la heshbolla, que Israel no la quiere?. Por que amí siempre Israel me pareció Poderoso y ahora no.Por que Israel elige políticos tan malos de entendederas me refiero. por que su logística no es como la tuya?


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: